Los animales, nuestros grandes maestros

Una mirada cercana a la naturaleza, para aprender a tener un mejor planeta para todos

Seguidores

Animalitos

Loading...

Datos personales

martes, 23 de marzo de 2010

Cuando se nos muere nuestra mascota

Mi amado Ludovico

Nuestra querida amiga Mariana Martínez nos envió esta información que vamos a compartir.

Definitivamente una mascota se convierte en un amigo, un compañero y un miembro importante de la familia. Sólo quien ama de esa forma a su mascota, sabe el dolor intenso que acompaña la pérdida de ese ser tan especial. A continuación te damos algunos consejos para ayudarte con este duelo, y para las difíciles decisiones que debes enfrentar ante la pérdida de una mascota.

Vas a escuchar: “Pero no te pongas así, deja de sufrir, es sólo un animal”…

La noble Kala Nicolasa
La pena intensa por la pérdida de una mascota es normal y natural. No permitas que nadie te diga que es una tontería, una locura el sentirte triste.
Durante los años que pasaron juntos (aunque no hayan sido muchos), tu mascota se ha consolidado como una constante en tu vida, y una parte significativa de la misma. Fue una fuente de compañerismo y de alegría, de amor incondicional y aceptación, y de felicidad. Que no te sorprenda entonces que te sientes devastado por la pérdida de esa relación. La gente que no entiende el vínculo entre la mascota y su dueño seguramente no comprenderá tu dolor. Todo lo que importa, sin embargo, es cómo te sientes tú. No permitas que otros dicten tus sentimientos. Éstos son válidos y pueden ser muy dolorosos. Pero recuerda, no estás solo. Miles de dueños de mascotas han pasado por lo mismo.

Tengo muchos sentimientos encontrados, será normal?                     
Brandi Soto                                                     
Distintas personas experimentan el duelo en formas diferentes. Además de la tristeza y del sentimiento de pérdida, es posible que experimentes algunas de las siguientes emociones:
La culpa , puede ocurrir si te sientes responsable por la muerte de tu mascota. El síndrome de ”si sólo hubiese sido más cuidadoso”.. No tiene sentido y es a menudo un error el cargar con la culpa del accidente o de la enfermedad que tomó la vida de tu mascota. Sólo hace que tu duelo sea  más complicado de resolver.
La negación hace que sea difícil aceptar que tu mascota realmente se ha ido. Es difícil imaginar que tu mascota ya no te va a recibir cuando llegas a casa, o que no tengas que servirle sus comidas. Algunos dueños de mascotas llevan esto al extremo de sentir que su mascota continúa viva y sufriendo en algún lugar. Para otros es muy difícil hacerse de una nueva mascota por miedo a no ser leal con su mascota anterior.
El enojo puede estar dirigido a la enfermedad que mató a tu mascota, al conductor que conducía a exceso de velocidad, al veterinario que falló. al no salvar su vida. A veces es justificado, pero cuando se lleva al extremo, te distrae de la tarea importante, que es resolver tu duelo.
La depresión es una consecuencia natural del duelo, que puede dejarte sin fuerzas para enfrentar tus sentimientos. La depresión extrema te despoja de tu motivación y tu energía, haciendo que te refugies en tu tristeza. Atención a esto, aun cuando debes respetar tu necesidad de estar a solas y triste, un duelo que se prolonga más de 6 meses puede ser un síntoma de una depresión patológica. Es importante acudir a un profesional que te oriente y apoye para salir adelante.

Diego y Rodrigo con sus cachorros
¿Qué debo decirles a los hijos?
Tú eres el mejor juez para decidir cuánta información tus hijos pueden manejar sobre la muerte y pérdida de su mascota. No los subestimes, sin embargo. Encontrarás que al ser honestos con ellos sobre la pérdida de tu mascota, podrás contestar algunos miedos y malos entendidos que ellos tienen acerca de la muerte. Es muy importante la honestidad. Si les dices que a la mascota .se la durmió, asegúrate que los niños comprendan la diferencia entre la muerte y el dormir. Nunca les digas que la mascota se fue, o tus hijos podrían preguntarse qué hicieron ellos para que su mascota se fuera, y podrían esperar con agonía su regreso. Eso también dificulta que un niño acepte una nueva mascota. Deja en claro que la mascota ya no regresará, pero que está feliz y que no sufre.
Jamás asumas que un niño es demasiado joven o grande para sufrir. Nunca critiques las lágrimas de tus hijos, o les digas que sean fuertes o que no se sientan tristes. Se honesto sobre tu propia pena, y no trates de ocultarla, o tus hijos podrían sentir que ellos también deben hacerlo. Discute abiertamente cualquier situación con toda la familia, y da a todos una oportunidad de elaborar su duelo a su propio ritmo.

¿Debería salir de inmediato a comprar una mascota?
En términos generales, la respuesta es no. Uno necesita elaborar el duelo y la pérdida antes de intentar construir una relación con una nueva mascota. Si tus emociones continúan agitadas, es posible que resientas a la nueva mascota por intentar .tomar el lugar. de la anterior, ya que lo que tú realmente quieres es que regrese tu vieja mascot
Cuando consigas una nueva mascota, evita una mascota que se parezca a la anterior, (algo que hará que aumente la posibilidad de comparaciones). No esperes que tu nueva mascota sea justo como la que murió. En cambio, permítele desarrollar su propia personalidad. Nunca le des a tu nueva mascota el mismo nombre que a la vieja. Evita la tentación de compararlas: puede ser difícil recordar que tu amado compañero también causó su buena cuota de problemas cuando era joven!
Una nueva mascota debe ser adquirida porque estás preparado para seguir adelante y para construir una nueva relación, y no para mirar hacia atrás y llorar tu pérdida.
Cuando estés listo, elige un animal con quien puedas construir otra relación de amor duradero ¡porque de eso se trata precisamente tener una mascota!

Fuente: MascotasBlog ( 2007) (Versión complementada por Animascotas-Planet)

2 comentarios:

  1. Claro que si a todo
    y parodiando mal a Borges:
    Cómo puede morir un ser que ha sido tantas mañanas y tardes y arcoiris y horas felices?

    Nidia

    ResponderEliminar
  2. Amiga la perdida de una mascota, a la que has criado como un hijo es muy fuerte, el dolor es desgarrante y tu alma se engurruña....sientes la perdida como si fuese la de un humano...uno debe vivir su dolor y yo fielmente creo que ellos van tambien a la Luz como los seres humanos, ellos son seres creados por DIOS y a diferencia de nosotros los humanos que nos jactacmos de tener RACIOCIONIO, necesitamos del instinto y Razon para sobrevivir....las mascotas con su solo instinto salvan vidas, y sobreviven...¿Quien es mas inteligente y noble? ¿Los seres humanos o las mascotas?....Yo mientras mas conozco al ser humano....mas quiero a mi perro. La perdida de mi hijo peludo la llevo en el corazon como herida abierta, que sólo Dios y la Virgen ayudarán a sanar con el tiempo...
    Con amor
    Maralva Silvestri

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario